Naufragio de una escritora amateur.

No fue hasta hace poco que emprendí un viaje en tinta, tomé mi bolígrafo y dejé que se fuera a un viaje solitario, ahí me percaté del verdadero significado de la literatura, siempre supe que las palabras tenían muchas definiciones, sin embargo nunca le di el mismo significado a literatura y amor, hasta hoy.

Ahora puedo cambiar versos por besos y viceversa, puedo poner una coma entre tu y yo o puntos suspensivos, puedo escribir una historia contigo, puedo cambiar letras por piel, sentirme inspirada para escribir un capítulo más, una saga o simplemente poner un punto final a nuestra historia.

Juntos podemos optar por escondernos detrás de las palabras, podemos decirlo todo u ocultar ciertas cosas, podemos escribir una novela descriptiva o simplemente uno que otro párrafo sin sentido alguno, todo depende de nosotros.

Así es el amor, en el hay acentos, hay mayúsculas y minúsculas, en él no se dialoga un mismo idioma, es por eso que cuando encontramos a alguien hablando no sólo nuestra lengua, sino expresándose con las mismas ideas o con ideas que trascienden de nuestros propios pensamientos y los liberan para dar un giro a nuestras vidas… nos quedamos con él; siendo parte de sus versos, leyendo cada una de sus oraciones y haciéndolas tan nuestras como sea posible.

En el amor tengo miedo de que hagas versos inconclusos y que escribamos una historia sin sentido, me da más miedo dejar la vida caótica de un poeta, le temo a los espacios en blanco y a los verbos conjugados en tiempo pasado, tengo temor a que no me entiendas, porque cuando me da miedo amarte me disfrazo con sofismas y falacias.

Para un lector, un escritor o un poeta el amor toma un significado diferente, en mi caso tanto la literatura como el amor, no importa como se manifieste, tiene como finalidad el alivio catártico de una enamorada que ya no es dueña de sus actos.

Entonces al darnos cuenta de su significado queremos un prólogo que tenga nuestra dedicatoria, queremos capítulos llenos de aventuras, queremos un final feliz.

Y cuando los sentidos y el mundo nos encierran simultáneamente en nosotros mismos tenemos un salvador: la literatura y el amor.

Por: Jessica Correa

2015-06-02_00.52.40[1]

Anuncios

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s