10 cosas que aprendí en mi primer año de universidad

Ir en la universidad es un asunto completamente diferente, pareciera que todo está resuelto, que ya eres grande, pero en realidad es una etapa en donde empiezas a adoptar nuevas responsabilidades, y son más de la magnitud de un adulto, sin embargo aún no somos adultos del todo. Hay cosas en las que podemos concordar todos y es que…

1. Aprendimos a economizar

Así es, el amigo del amigo nos recomendó un lugar para poder ir a comer sin tener que gastar mucho y que el dinero rinda el resto del mes. También nos da por usar la credencial de la escuela. (Con la credencial de algunas escuelas te dan descuento hasta en el cine) JAJAJA yo la uso toda la semana, ahh verdad, tampoco se trata de ser codo. Hay que saberse dar sus lujos.

2. Bares baratos

Está claro que muchas veces necesitamos un escape del estrés de la universidad, y es por eso que por experiencia ya sabemos los lugares más baratos y con buen ambiente.

3. Cosas de foráneos

Si eres foráneo seguro te has perdido más de una vez en las calles de la ciudad. ¿Qué tal las fiestas y eventos para foráneos? Buenísimos, ¿O qué tal tu roomie que ya no soportas? Si, tenemos que aprender a vivir solos a pesar de las malas circunstancias que nos ponga la vida; aprendemos a lidiar con gente diferente.

4. Profesores

Muchos profesores no son como en la preparatoria, ni mucho menos la secundaria, aquí los profesores asignan una fecha y no hay entregas después, otros te bajan 4 puntos por una falta de ortografía, otros simplemente piden un trabajo horrendo de una semana para otra cuando en realidad debió haber dado más tiempo. Otros están de malas todo el tiempo y claro, si repruebas un examen es como reprobar una parte esencial de tu vida, porque ya es LA CARRERA.

5. SABRÁ DIOS DONDE ESTAMOS

Todos llegamos nuestro primer día con cara de ¡¿JUAT?! No sabíamos ni a donde ir, ni a donde mirar, no teníamos amigos, (los que si tenían son verdaderamente afortunados) y de nuevo aprendimos a socializar; muchos ni siquiera sabían la ubicación de su salón y traían el mapa de la escuela en la mano. Otros no entendían ni su propio horario, pero bueno, preguntando se llega a Roma.

6. Responsabilidades adultas

Muchos ya tienen que estar al pendiente de cuando pagar inscripciones, colegiaturas, talleres, en fin, todo eso tiene que estar muy presente en nuestra cabeza para que no pase nada desagradable. En ocasiones ya hasta aprendimos todos los movimientos de banco porque somos nosotros quienes debemos ir a pagar la colegiatura. Si le pegas al coche, o se te descompone o tienes un disgusto con algún profesor ya no hay quien te auxilie, empiezas a ser tú y tú y nadie más que tú solo.

7. Le socialiteé

Cada escuela, cada facultad, cada generación tiene sus mitos y leyendas. Seguramente entraste y te pusieron al tanto de como le llaman a determinados lugares de la escuela; hay escuelas en las que le llaman “gallineros” a un grupo en especial de salones, ¿Por qué? Pues porque parecen gallineros y están feos. También suele haber leyendas sobre los profesores, si son canijos, si son barco, si son buena onda pero exigentes, si son malos, tooooodo acerca de tu escuela y su sociedad lo aprendes en un año. y SEGURO HAY RUMORES DE QUE HAY UN FANTASMA O ALGO PARECIDO.

8. La barba

Debes entender que muchas veces es mejor llevarla en paz con tus maestros, coordinadores o directores de carrera porque uno nunca sabe cuando se pueda ofrecer algo. Es importante llevar buenas relaciones con ellos, la preparación que tienen para dar clases en universidad es buenísima y deberías sacar provecho de ellos, no como contactos (O TAL VEZ SI) sino como un modelo a seguir. Por eso, es buenos llevarles regalitos de Navidad, San Valentín, Día del maestro y en su cumpleaños.

9. Lugares para dormir

En universidad siempre, siempre, lee bien esto que te voy a decir: SIEMPRE VAS A TENER SUEÑO; algunos días menos que otroS, no siempre a la misma hora, pero siempre llegará el momento en que no puedas sostener tu cabeza. Para esto ya debes de haber descubierto buenos lugares para dormir: la biblioteca, algunas clases, salones vacíos, salas de espera, vestidores, hasta tu propio coche.

10. NO DEBERÍAS ESTRESARTE

Es cierto, estamos en una etapa en la que ya nos exigen mucho más, pero eso no quiere decir que ya debamos tener la vida resuelta, eventualmente cuando sea el turno de cada quien, realizaremos todo eso que hemos soñado, pero el éxito no llega a quien no trabaja duro. Hay muchos ejemplos de perseverancia, tú deberías ser uno, por eso trabaja duro, cree en ti y no te estreses, eso no lleva a ningún lugar feliz. Simplemente deja que las cosas sucedan cuando deban.

Pero trabaja duro eh, mucho, porque nada cae del cielo. Sólo hazlo para tu satisfacción y felicidad.

Texto por Arte Jiménez

Anuncios

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s